El cristiano y la cuarentena.

Escribí este artículo a mediados de marzo, sin saber lo que su sucedería meses después.

Las ultimas semanas he visto en las redes sociales una gran cantidad de mensajes de cristianos y no cristianos instando a las personas a permanecer en sus casas, usando el hashtag #nosalgasdecasa o #nadiesaledecasa

Tengo que decir que estoy rodeado de personas de diferentes estatus económicos. Y creo que esa es la razón por la cual me motiva a escribir sobre la cuarentena.

Cuando todo el mundo entra en “caos” considero que los cristianos tenemos que discernir cada medida que los gobernantes nos piden que hagamos. Cuando el mundo entra en “caos” tenemos que aprender a discernir los tiempos de Dios. Eso significa debemos ser sabios en cada decisión que tomamos o respaldamos.

Con esta pandemia, debemos recordar que no todas las personas pueden darse el lujo de hacer cuarentena por varias semanas o mucho más.

Podemos sugerir a las personas que se queden en sus casas pero no podemos participar en obligar a la gente en quedarse en sus casas. Podemos sugerir que si los padres de familias tienen los medios económicos para quedarse en sus casas que lo hagan pero no podemos participar a obligar a la gente a quedarse hacer cuarentena.

Tenemos que tener cuidado de hacer juicio injusto a las personas que no van a tomar cuarentena, y prefieren seguir trabajando.

Tenemos que tener cuidado de caer ligeramente decirles a la gente que la salud es más importante que el dinero porque no es tan simple como parece.

Por ejemplo:

No podemos decirle a una persona ligeramente que el dinero no importa cuando su madre necesita ayuda económica para seguir con su tratamiento médico.

No podemos decirle a una persona que el dinero no es tan importante que la Salud cuando una madre soltera ha emprendido una pequeña empresa para proveer para sus hijos porque el padre irresponsable y cobarde los ha abandonado.

No podemos decirle a una familia que la Salud es más importante que el dinero cuando vemos que sus hijos pequeños esperan comida en la mesa.

Y podría seguir con muchos ejemplos. Por eso creo que debemos ser cautelosos al hablar.

El virus es real. No tengo ninguna duda sobre eso y se que está matando mucha gente y me preocupa.

A pesar de lo que estamos viviendo y escuchado en las noticias, no abogo por el aislamiento total, cuarentena lo llaman. (Para mi no sería un problema, soy introvertido) pero Dios nos pide amar a nuestro prójimo, y amar a nuestro prójimo no es solo preocuparnos por su salud, que es muy importante, sino también por su bienestar espiritual y económico. Esas tres cosas nunca debemos separarlas.

Pidamos a Dios que nos mueva con sabiduría, con cautela, con responsabilidad, pero que nos nos permita encerrarnos por completo. Las personas nos observan, debemos confiar en nuestro Dios y no vivir con temor. Es una oportunidad más para mostrar que confiamos en nuestro Dios soberano, y caminemos día a día con precaución y con discernimiento.

No temas, porque Yo estoy contigo; No te desalientes, porque Yo soy tu Dios. Isaías‬ ‭41:10‬ ‭NBLA‬‬

*Foto

Escrito por

Pecador amado por Dios en Cristo. Seguidor de Jesucristo. Avanzar el Reino de Cristo. Fortalecer la iglesia. Bautista Reformado.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s