El regalo de pertenecer un grupo pequeño

Pertenecer a un grupo pequeño lo considero un regalo de parte de Dios en mi vida cristiana.

Algunos lo llaman “grupos en casas” o “células”. O “grupos de vida” yo lo llamaré “grupo pequeño”. Un grupo pequeño regularme está conformado por personas que han entregado sus vidas a Jesús, personas que han reconocido su necesidad de Jesús, su deseo de conocer más acerca de él y de aprender amar más a Jesús. Y por supuesto en un grupo también se unen personas que aún están explorando la fe cristiana.

¿Por qué pertenecer a un grupo pequeño lo considero un regalo?

Lo considero un regalo porque aprendo estudiar la Biblia con otros.

Me gusta leer mi biblia, me gusta leer comentarios, me gusta leer otros libros, me gusta leer artículos de otros, escucho podcasts, pero considero un regalo y una bendición estudiar la Biblia con otros creyentes y no cambiaria esta experiencia por ningún otra cosa. Disfruto escuchar a otros creyentes como ven la escritura, disfruto como ven a Dios y ver como Dios los usa para revelarme verdades de una manera distinta.

Eso me ha ayudado a crecer más en todas las áreas de vida, y constantemente estoy viendo donde debo dar más fruto. Y por supuesto tengo mucho que aprender y crecer. Por eso, invertir tiempo en un grupo pequeño es invertir en esta vida y para la eternidad.

Lo considero un regalo porque aprendo orar con otros.

En un grupo pequeño, no solo nos saturamos de la Biblia, hacemos preguntas y compartimos nuestros pensamientos. También hacemos peticiones de oración y tomamos tiempo para orar por esas peticiones y orar unos por otros.

Considero una gracia especial escuchar a otros orar al Señor por el bienestar espiritual, física o emocional de otros. Es en el tiempo de oración donde muchas veces descubro las necesidades de los demás. No hay nada más hermoso ver que un grupo de personas pecadores salvados por la gracia de Dios oran juntos con un mismo sentir al Dios vivo.

Es tan hermoso ver que otros oren por ti, (hace poco mi grupo hicieron una oración especial por mi, y fue una experiencia que nunca olvidare). Es uno de los regalos que solo lo pude experimentar en un grupo pequeño.

Lo considero un regalo porque es un lugar donde aprendo amar.

A través de un grupo pequeño aprendo a practicar lo que estoy aprendiendo de la predicación de mi pastor, de mi lectura personal de la Biblia, o de los conversaciones teológicas con otros creyentes. Estos últimos meses mi pastor ha estado predicando sobre 1 de Juan y tiene mucho que ver con el tema de amar a Dios y a otros creyentes. Escuchar sobre ese tema, ha sido un desafío para mi a vivir una vida cristiana que muestre el amor de Cristo. Y parte de ese amor es cultivar una vida de compañerismo con otros creyentes.

Cómo un creyente ‘introvertido‘ el compañerismo ha sido difícil para mi y a veces es difícil; pero comprendí a la luz de la escritura que debo negarme a mi mismo, considerar a otros sobre mis deseos, sobre mis planes, incluso sobre mi introversión, tal como lo hizo mi Señor y Salvador Jesucristo.

Lo considero un regalo porque aprendo a crecer en mi carácter.

El grupo pequeño también es un lugar donde aprendo a cultivar mi carácter porque todos somos distintos. Todos los creyentes estamos creciendo y aprendiendo, algunos son lentos y otros más rápido para aprender, (el lento soy yo).

Estar en un grupo pequeño sin importar la cantidad de personas es un buen lugar para aprender crecer en madurez y aprender ser tolerante. No es fácil ser tolerate cuando escucho a alguien decir algo diferente a mi, pero he aprendido que debo tolerar, y tolerar no es estar de acuerdo con la persona si esta equivocada, tolerar es aprender a escuchar, intentar comprender lo que la persona trata de decir, y si es urgente diferir lo hago, siempre teniendo en mente que siempre debo hacerlo con respeto. Y en un grupo pequeño esto suele ser una de estas experiencias.

Así que; hay mucho más razones por qué considero que un grupo pequeño es un regalo para mi con seguidor de Jesús.

Por ahora, te animo a unirte a un grupo pequeño, y puedas experimentar este bello regalo de Dios para tu vida.

«Mantengamos firme la profesión de nuestra esperanza sin vacilar, porque fiel es Aquél que prometió. Consideremos cómo estimularnos unos a otros al amor y a las buenas obras,» ‭‭Hebreos‬ ‭10:23-24‬ ‭NBLH

‬‬

Escrito por

Me esfuerzo ver todo a la luz de la Biblia. Cristiano Bautista Reformado. Introvertido. Café y Libros.