El mejor regalo: Jesús

La mayoría de nosotros los cristianos sabemos que tenemos una misión en este mundo que es la gran comisión. Ir y enseñar la voluntad del padre revelada en las escrituras a cada persona. ¿Cúal es esa voluntad?

«Y esta es la voluntad del que me ha enviado: Que todo aquél que ve al Hijo, y cree en él, tenga vida eterna; y yo le resucitaré en el día postrero.»

El mensaje cristiano es simple y a la vez maravilloso; Jesús nos dio el mandamiento de ir e invitar a cada persona a ver a Jesús como la única persona que los puede hacer justos delante del Padre. Y para ser justos cada persona debe arrepentirse de sus pecados y creer en la venida, la vida perfecta, el sacrificio y la Resurrección de Jesús. Y como regalo, Dios promete perdonar todas las faltas y los pecados de cualquier persona. Y promete una vida con él para toda la eternidad.

Pero el fin supremo de esta buena noticia, es que cada persona siga a Jesús para disfrutarlo. Es decir; cada persona que entiende el evangelio, debe comenzar a vivir una vida centrada en ver a Jesús como el regalo más valioso que Dios nos ha entregado.

De hecho, eso fue la oración de Jesús:

«Y esta es la vida eterna: que te conozcan a ti, el único Dios verdadero, y a Jesucristo, a quien has enviado.» Juan 17:3

La vida nueva que tenemos ahora es para que comencemos a conocer más a Jesús y no esperar hasta que estemos con él cara a cara. Comprender esto dará mucho más sentido a nuestra vida porque para esto fuimos salvados.

Con esto en mente; no ofrezcamos a Jesús a la gente para que tengan un mejor vida. No ofrezcamos a Jesús para ser bendecidos, no ofrezcamos a Jesús para solucionar problemas matrimoniales, mejor ofrezcamos a Jesús porque él es el mejor regalo que el Padre nos ha dado desde el cielo.

Así que, quiero animarte a experimentar el gozo de compartir de Jesús, te animo a que apuntes a las personas a reconocer a Cristo como su Salvador y muéstrales que también es el mejor regalo, el mejor regalo que Dios nos ha regalado, y que es digno de ser aceptado, adorado.

Ofrece a Jesús como el regalo más precioso del evangelio, «el Hijo amado en quien Dios se complace».

Escrito por

Pecador amado por Dios en Cristo. Seguidor de Jesucristo. Avanzar el Reino de Cristo. Fortalecer la iglesia. Bautista Reformado.