Rey, haz tu voluntad en la tierra.

“…venga tu reino, hágase tu voluntad en la tierra como en el cielo.” Mateo 6:10

Jesús enseñó a orar sus discípulos y con esa oración les enseño cuál debe ser la prioridad de sus oraciones, sin dejar un lado sus necesidades físicas y espirituales.

La prioridad de la oración no ha cambiado para los discípulos, y nunca cambiará hasta que él regrese.

Al leer la oración de Jesús, nuestra prioridad entonces es que Dios reine en este mundo así como reina en los cielos. ¿Cristiano, eso es tu deseo y tu oración?

Leamos nuevamente el texto:

“…venga tu reino, hágase tu voluntad en la tierra como en el cielo.” Mateo 6:10

Alguna vez te has preguntado ¿Cual es la voluntad de Dios que se está llevando en el cielo? Porque esa es la oración (petición) de Jesús. El tiene un modelo de un reino en mente y el pide que ese modelo sea así en la tierra.

Esto nos lleva a pensar en otra pregunta. ¿Qué es lo que está sucediendo ahora mismo en el cielo?

La respuesta corta que puedo decir es que ahora Dios gobierna sobre todos, en el cielo todos están sometidos a su voluntad y obedecen el mandato del Señor, Salmos 103:20

Esta es un bella imagen del reino de Dios. Gobierna sobre todos, están sometidos bajo su gobierno, y obedecen a Dios. Y creo que lo hacen con alegría.

¿Por qué creo que lo están haciendo con alegría? Porque la voluntad de Dios es “buena, agradable y perfecta”.

Así que, esa misma petición debemos hacer y ese debe ser la visión y misión de cada creyente. ¿Como? Cada creyente debe ser parte de la gran comisión, cada creyente debe involucrar su vida para que juntos podamos guiar a cada persona que pueda someter cada parte de su vida “libremente” a la voluntad de Dios. De esa manera, Dios llevará a cabo su voluntad en este mundo como en el cielo.

La oración no debe ser una oración para el futuro, debe ser una oración que se pide ahora y que nos pongamos manos a la obra ahora.

Aunque sabemos que llegará un día que el reino de Dios se completará, cuando Jesús regrese, eso debe alentarnos a participar en la misión que Él nos ha dado, porque un día se someterán creyentes o no creyentes ante Jesús. Y en Filipenses 2:10–11 vemos con claridad esta verdad cuando dice “Ante Jesús todos doblarán sus rodillas y confesaran que Jesús es el Señor para la gloria del Padre.”

Será el evento más grandioso que todos estamos anhelando.

La pregunta para ti es, ¿estás orando y actuando para que el reino de Dios avance en nuestro mundo? ¿Estás capacitando a otros a tener esta misma visión? ¿Estás involucrándote en tu iglesia local para hacer ese impacto en tu ciudad?

Escrito por

Pecador amado por Dios en Cristo. Seguidor de Jesucristo. Avanzar el Reino de Cristo. Fortalecer la iglesia. Bautista Reformado.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s