Predicate tu misión todos los días

«Jesús se acercó entonces a ellos y les dijo: —Se me ha dado toda autoridad en el cielo y en la tierra. Por tanto, vayan y hagan discípulos de todas las naciones, bautizándolos en el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo, enseñándoles a obedecer todo lo que les he mandado a ustedes. Y les aseguro que estaré con ustedes siempre, hasta el fin del mundo.» ‭‭Mateo‬ ‭28:18–20‬ ‭NVI‬‬

Hay una frase que trato de recordar todos los días. «Predicate el evangelio todos los días.» probablemente ya has escuchado esta frase antes, y si lo has escuchado seguramente lo estas poniendo en practica, pero antes de seguir,¿cual es el evangelio que debo predicarme? La Biblia me enseña esto; «Porque ante todo les transmití a ustedes lo que yo mismo recibí: que Cristo murió por nuestros pecados según las Escrituras, que fue sepultado, que resucitó al tercer día según las Escrituras…» 1 Corintios 15:3–4 NVI

Esto es un resumen lo que para mí es el evangelio.

La primera vez que escuché esta frase me cautivo de una manera especial que no lo pensé demasiado tiempo adoptarlo para mi. Trato de recordarlo todos los días lo que Cristo ha hecho por mi. Predico de Cristo a mi corazón, que Él vino a este mundo a reconciliarme con el Padre y que gracias a su obra en la cruz y su Resurrección ahora tengo acceso libre a Dios. He abrazado esta gran noticia y lo he hecho mío. Pero el evangelio no es solo para mi.

También creo que debo recordar todos los días para que fui salvado y adoptado en el reino de Dios. Debo predicarme que Dios me ha puesto y me ha dado una misión. ¿Cual es la misión? Dar a conocer el nombre de Jesús para que lo adoren. Tal como lo expresa Pablo a los Filipenses «…Por lo cual Dios también le exaltó hasta lo sumo, y le dio un nombre que es sobre todo nombre,para que en el nombre de Jesús se doble toda rodilla de los que están en los cielos, y en la tierra, y debajo de la tierra; y toda lengua confiese que Jesucristo es el Señor, para gloria de Dios Padre.» Filipenses 2:9–11

Todas las naciones deben escuchar su nombre y le adoren y esto debe comenzar a hacer una realidad donde Dios me ha puesto y te ha puesto a ti. Ahora esto puede ser algo difícil porque me siento más cómodo saber que soy amado por Dios en Cristo y que no hice nada para merecerlo y que nada cambiara ese amor por mi. Si tengo que describir en una sola palabra lo que siento es ¡gozo!

Pero no debo olvidar que mi Dios me ha salvado para buenas obras, y es claro que hay una obra especial que él desea que nosotros hagamos. Por eso dejo ese mandato a todos sus discípulos, y es también es para nosotros.

«Jesús se acercó entonces a ellos y les dijo: Se me ha dado toda autoridad en el cielo y en la tierra. Por tanto, vayan y hagan discípulos de todas las naciones, bautizándolos en el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo, enseñándoles a obedecer todo lo que les he mandado a ustedes. Y les aseguro que estaré con ustedes siempre, hasta el fin del mundo.» ‭‭Mateo‬ ‭28:18–20‬ ‭NVI‬‬

Debo predicarme todos los días que Dios me llama a obedecer este mandamiento. Debo predicarme que fui creado para ser partícipe de lo que Dios está haciendo en este mundo. Especialmente en mi ciudad donde él me ha puesto.

Así como te animas a ti mismo en recordarte el evangelio todo los días para que puedas crecer en tu vida de santificación, también debes recordarte el propósito de tu salvación, que fuiste salvado para dar a conocer a Jesús, el Hijo de Dios que vino a morir por los pecadores. Crea relaciones, busca intencionalmente a las personas para hablarles de Jesús.

Así que animo, ¡Hablemos de Jesús!

Escrito por

Me esfuerzo ver todo a la luz de la Biblia. Cristiano Bautista Reformado. Introvertido. Café y Libros.